Conservación del templo de Debod (Madrid)

Historia de su conservación

El tema de la conservación del templo de Debod en Madrid no es nada nuevo. Desgraciadamente ha venido sufriendo un desgaste continuado en el que ha ido perdiendo algunos de sus elementos arquitectónicos como la muralla que le rodeaba, su tercer pilono (ahora inexistente) o fachada principal (está reconstruida) entre otros. Vamos a verlo con en un recorrido por el tiempo que comienza en el siglo VI d. C.:

-Siglo VI d. C. hasta Edad Media: Justiniano cierra el templo de Isis en Filé y el templo de Debod cae en el olvido. El templo será utilizado como cantera y comienzan a aparecer los primeros grafitos de época cristiana (cruz copta, mutilación del falo de Min) y árabe (caravanas de camellos).

-Siglos XVIII hasta la época de la ilustración: primeros grabados, planos o maquetas de los viajeros que llegaban a la zona como Frederik-Louis Norden en 1737. Gracias a esta documentación podemos ver como el edificio principal se conservaba integro aún por aquel entonces.

-Siglo XIX: David Roberts detalla en sus dibujos el templo y Maxime Du Camp lo fotografía. Pero en 1868 sucede un terremoto que provoca la destrucción del tercer pilono, el hundimiento de la fachada y el templo se encuentra en ruinas.

Fotografía de la fachada del templo de Maxime Du Camp

-Siglo XX: en la segunda fase de la construcción de la primera presa de Asuán (que comienza en 1899 y termina en 1902) el templo permanece 54 años bajo las aguas de la inundación provocada por la presa con un promedio de 9 meses al año. Debido a ello, la piedra arenisca, especialmente sensible, sufre los efectos erosivos del agua y los seres vivos; además se pierde el tercer pilono y la policromía de la capilla de Adijalamani. Entre 1907 y 1908 el templo fue reconstruido por el arquitecto egipcio Al Barsanti.

El estado ruinoso del templo en 1907

-Año 1960: dado que la primera presa estuvo a punto de desbordarse en 1946, se decide la construcción de otra presa, la que llevó a la UNESCO a organizar la famosa campaña de documentación y salvamento en Nubia. Así, el Servicio de Antigüedades de Egipto desmonta los templos nubios de Tafa, Debod y Kirtasi. Debod es destinado a la misión polaca, quien lo estudia y documenta. Después, el templo se traslada a la isla de Elefantina, donde permanece 10 años, en los que no existe información sobre su conservación. Algunos sillares se rompieron durante el traslado y otros se perdieron, además de que se renunció a salvar elementos como la vía sacra de época romana o los cimientos del edificio, que quedaron bajo las aguas del Nilo para siempre.

El templo bajo las aguas por última vez en 1959

-Años 1964 y 1972: España presenta la petición del templo de Debod como recompensa por la ayuda en Egipto y Sudán y en 1968 es concedido. En 1970 se traslada los sillares desde Alejandría a Madrid y empieza la reconstrucción del templo, pasando la custodia del mismo a manos del Ayuntamiento de Madrid, a la Dirección de los Museos Municipales de Madrid. Finalmente en 1972 es inaugurado.

MONTAJE EN MADRID: PROBLEMAS Y SOLUCIONES

El proceso fue supervisado por Martín Almagro Basch, por aquel entonces director del Museo Arqueológico Nacional, quien ya en algunas publicaciones sobre el templo destaca la precipitación del Servicio de Antigüedades de Egipto por su desmontaje “además se renunció a salvar elementos de la construcción que creemos debieron ser salvados (…)” (Almagro 1971: 30).

Por tanto, las obras de reconstrucción cuando los sillares llegaron a Madrid se planificaron en base a los pocos planos antiguos y secciones que algunos arqueólogos de siglos pasados documentaron en sus publicaciones. El equipo que dirigía Almagro se encontró con un puzle de tres dimensiones con solo unos planos que no seguían la numeración correcta y unas pocas fotografías.

Los sillares del templo a su llegada a Madrid

Tras dos años de arduos trabajos (pocos en comparación con el montaje de otros templos donados a otros países), se logró llevar a cabo una política de reconstrucción que no solo fuera fiel al templo, sino que también estableciera ciertos criterios de conservación preventiva:

  • Aquellas zonas o partes del templo cuyos sillares se hubieran perdido fueron reconstruidos por la técnica de la anastilosis de reintegración en recuperaciones patrimoniales, recomponiendo a partir de restos originales conservados y notablemente diferenciados para garantizar visualmente el reconocimiento de la originalidad de la obra, mostrándola de forma completa. Para esta reconstrucción se emplearon areniscas de las canteras de Villamayor.
  • Los cimientos fueron protegidos y aislados de la humedad con una serie de planchas de plomo y se emplearon uñas metálicas de bronce para amarrar los bloques.
  • Las superficies superiores del santuario y de los pilonos fueron forradas con una cubierta metálico-sintética protectora, la cual se ha venido sustituyendo en posteriores restauraciones.

DETERIORO DEL TEMPLO EN MADRID

Desde su inauguración en 1972 hasta la actualidad de este artículo (2020) el templo sufre de graves problemas de conservación producidos por diferentes factores. Estos son:

Factores ambientales:

  • Exposición solar diferencial. Esto, con un nombre tan raro, no es ni más ni menos que la diferencia de la exposición de la luz solar en función de la orientación del edificio. Esto tiene como consecuencia que mientras en el muro de mayor exposición las plantas que crecen son de limitada acción destructiva, en la cara umbría abundan musgos y humedad, causando a la arenisca la pérdida de su pátina y llegando a desprender fragmentos de la piedra original.
  • El clima. La diferencia entre la lluvia de Madrid y la de Asuán es abrumadora: 456 mm  anuales en Madrid y 10 mm al año en Asuán, y aunque esté techado por esa cubierta arriba mencionada, la propia lluvia va calando en la piedra arenisca y la va destrozando. Además el aire de Nubia es muy seco, con una temperatura media de 42º y máximas de 51º, mientras que Madrid tiene un clima más frío y muchos cambios bruscos de temperatura entre estaciones.
  • Contaminación. No tanto en sí la contaminación ambiental, ya que se encuentra en una zona rodeada de vegetación, como la combinación de contaminación más lluvia, que produce el ensuciamiento de la fachada.

Factores biológicos:

  • Organismos vegetales. Líquenes y algas en las zonas húmedas del exterior del templo con riesgo de daños de disgregación del material.
  • Animales. Numerosas aves anidan entre los orificios y oquedades del templo. Su presencia se traduce en machas de excrementos cuya aridez puede producir alteraciones de orden químico en los sillares. También se sabe de la presencia de gatos, con sus consecuentes excrementos, malos olores y desperfectos estructurales.

Factores antrópicos:

  • Representaciones teatrales: Hasta 1987 el Ayuntamiento de Madrid organizó diferentes representaciones estivales dramáticas en el marco del templo de Debod. Estas representaciones condujeron a un deterioro acelerado de las zonas más expuestas como los pilonos (que servían de acceso a los graderíos metálicos instalados frente al vestíbulo) que fueron objeto de numeroso grafitos profundamente incisos, o la sala hipóstila (donde aún se puede ver el depósito negruzco de la antorcha de uno de los actores).
  • Acción erosiva humana: numerosas pintadas y grafitos en el exterior que de vez en cuando salen en las noticias; y también la huella de los dedos de los visitantes ansiosos por palpar los jeroglíficos.

LÍNEAS DE ACTUACIÓN

Tras la decisión por parte del ministro de Cultura Egipcio en 1959 de la donación de cinco templos a los estados que más recursos destinaran a la campaña de salvamento de los monumentos nubios, la UNESCO, a través del Comité Internacional de dicha campaña, estableció unas condiciones necesarias a cumplir por los estados que resultaran elegidos:

  1. Los templos debían ubicarse en el interior de museos o centros científicos
  2. Estos centros deberán ser abiertos al público, y
  3. Deberán ser tomadas las medidas necesarias para su permanente conservación y seguridad.

Los templos de Dendur (Museo Metropolitano de Nueva York), Taffa (Museo Nacional de Antigüedades de Leiden) y Ellesiya (Museo Egipcio de Turín), así como el portal del templo de Kalabsha (Museo de Pérgamo), fueron instalados en el interior de centros museísticos. Sin embargo, Debod tuvo un tratamiento diferente. Sus mayores dimensiones hacían muy difícil, en aquel momento, albergarlo en el interior de un museo y por ello se decidió emplazarlo al aire libre, en un parque diseñado para el mismo. Esta decisión fue ampliamente criticada en el seno de la Comisión Internacional y aunque se barajó la posibilidad de instalarlo en otras zonas peninsulares de ambiente más árido (como Valencia), se emplazó en Madrid.

Desde su traslado e inauguración en Madrid,se tomaron medidas precipitadas referentes a la instalación y conservación del templo, que no contaron con un amplio estudio previo de todos los factores que intervienen en su conservación, sin una evaluación de los posibles problemas que pudieran surgir y de los nuevos factores de degradación de la nueva ubicación.

Aunque se han llevado a cabo algunas actuaciones preventivas como la sustitución de techumbres, saneamiento de estanques o el levantamiento de una mampara de vidrio tras la fachada principal (para evitar la entrada masiva de aire húmedo al interior del templo), su situación actual, al aire libre y sin protección alguna, hace que la eficacia de estas actuaciones sean muy limitada. El Ayuntamiento de Madrid ve en el edificio un objeto exótico que da a Madrid un falso aire oriental. La irresponsabilidad de la Dirección de los Museos Municipales de Madrid debería leer las condiciones en que los templos nubios fueron donados a otros países y recordar que está custodiando una obra arquitectónica única.

El estado de conservación del templo hace necesaria una urgente intervención que palie el paulatino deterioro que sufre el templo. Estas soluciones deben ser respetuosas con el monumento original y reversible. Por ello, antes de la intervención es necesario realizar análisis geológicos, estructurales del edificio, ambientales y una labor de recopilación documental. Las soluciones que se han adoptado en otros monumentos o conjuntos arqueológicos parecidos y que pudieran plantearse para el templo de Debod se pueden agrupar en tres grupos:

  1. Mantenimiento al aire libre con un tratamiento previo de los sillares que aminore las agresiones externas. Es la más habitual pero también la menos segura y duradera.
  2. Protección mediante una cubierta. Desde soluciones temporales a cubriciones completas que encierran el monumento en una urna, que facilitarían un espacio de ambiente controlado que protege y salvaguarda el edificio. Ya ha sido empleado en varios monumentos como la columna de Marco Aurelio en Roma o el conjunto arqueológico de Tarraco. Lo negativo de esta solución es que plantea problemas de carácter estético, sobre todo para respetar la “línea de cielo” en esta zona de la ciudad.
  3. Construcción de una estructura arquitectónica cuyo interior acoja el templo. Esta fue la solución adoptada por el resto de países que recibieron el regalo egipcio (Nueva York, Holanda, Alemania e Italia). Es sin duda la más segura y definitiva pues otorga al templo la consideración de objeto museístico, primando su conservación y seguridad. Los requerimientos de conservación serían igualmente altos, pero más fáciles de mantener. Por otra parte, los inconvenientes estéticos pueden solucionarse mediante su construcción subterránea. De esta manera  se solventarían algunas de las dificultades museísticas de un proyecto como este, como disponer de espacio de recepción, exposición, talleres didácticos, bibliotecas… cada día más necesitados.

El problema de la conservación del templo de Debod no es nuevo (ya hablamos de ello en el programa de radio El Café de la Lluvia), por mucho que la prensa nos lo intente hacer creer. Llevamos años, ¡décadas! que desde la comunidad egiptológica española clamamos por una urgente solución a este problema. Los deterioros se ven día a día en el templo y vemos como recurrentemente se cierra por temporadas debido al clima, o se limitan las visitas. El templo es un reclamo turístico sin duda, que convenientemente aprovechado podría aumentar la cantidad y calidad museística de Madrid, si se gestionase bien.

Templo de Debod

BIBLIOGRAFÍA:

  • ALMAGRO, M. (1971): El templo de Debod, Instituto de Estudios Madrileños, Madrid.
  • ALMAGRO, M. (1971): “La reconstrucción del templo de Debod”, en Trabajos de Prehistoria 28, pp. 269-270.
  • JARAMAGO, M. (1988): “El templo de Debod. Factores de degradación”, en Revista de Arqueología 88, pp. 34-43.
  • VV.AA. (2001): Debod, tres décadas de Historia en Madrid, Museo de San Isidro, Madrid.

Un comentario en «Conservación del templo de Debod (Madrid)»

Deja un comentario