Tutankhamón. La tumba y sus tesoros.

La exposición que actualmente se encuentra en el espacio 5.1 de Ifema en Madrid contiene más de 1000 piezas, réplicas de los objetos más valiosos hallados en la tumba KV62. La exposición nos adentra en su descubrimiento, metiéndonos en la piel del propio Howard Carter

LA EXPOSICIÓN

Tras pasar el umbral de la entrada nos encontramos con una amplia sala en donde conoceremos un poquito más a Howard Carter, el descubridor de la tumba en 1922. Arqueólogo y egiptólogo, Howard Carter se formó con los mejores investigadores del momento (Percy Newberry o Flinders Petrie) y llegó a ser inspector jefe del servicio de antigüedades egipcias. Pero su sueño era excavar y descubrir algo fabuloso en las arenas de Egipto.

Howard Carter entrando en la tumba
Howard Carter entrando en la tumba

En su camino se cruzó lord Carnarvon, un rico inglés al que le gustaban las antigüedades egipcias y a quien le cayó bien Howard Carter. Tan bien congeniaron que el lord inglés fue convencido para excavar en el Valle de los Reyes, el cual se creía ya vacío de nuevos hallazgos.
Sin embargo, tras arduos trabajos durante 5 años, desesperación y mucha, mucha tierra, el primer escalón de la nueva tumba fue hallado el 4 de noviembre de 1922. Howard Carter alcanzó su sueño ¡una tumba intacta en el Valle de los Reyes! (Hablamos de esto en el programa de radio El Café de la Lluvia).
Una vez hallada la tumba, los mejores investigadores de todo el mundo colaboraron en su vaciado, un meticuloso ejercicio que le llevó a Carter 10 años y que quedó perfectamente documentado en su diario y con las fotografías del fotógrafo del Metropolitan Museum de Nueva York, Harry Burton.
La tumba hallada fue numerada como la KV62 y perteneció al faraón Tutankhamon, cuyo reinado duró unos 9-10 años apenas. Su reinado se adscribe en la XVIII Dinastía, cerrando el capítulo de Amarna. Un reinado muy breve que nos dejó estos impresionantes tesoros que vamos a poder disfrutar a lo largo de nuestro recorrido.

LAS CÁMARAS DE LA TUMBA

Tras un breve vídeo explicativo del descubrimiento, nos adentramos en la que quizá sea mi parte favorita de la exposición. Y es que nos adentramos en la misma tumba.
Entramos en penumbra y nos dirigimos a la primera estancia que Howard Carter descubrió y donde vio esas “cosas maravillosas”, la antecámara. Los diferentes focos de luz van iluminando las distintas partes de la estancia, descubriendo ante nuestros ojos gran cantidad de piezas increíbles que gracias a la audioguía podemos comprender mejor.

La antecámara
La antecámara

Después pasamos a la cámara funeraria, donde se encontraron las 4 enormes capillas (que luego podremos disfrutar) y las maravillosas pinturas también recreadas que nos muestran la acogida por parte de algunos dioses del fallecido faraón Tutankhamon. Todo ello acompañado de la proyección de fotografías del propio Burton que documentó todo el descubrimiento.

La cámara funeraria
La cámara funeraria

Por último nos detenemos también ante la cámara del tesoro, un lugar en donde el brillo del oro resplandece. Y realmente no sabes a qué maravilla mirar.

La cámara del tesoro
La cámara del tesoro

LAS CAPILLAS Y LOS SARCÓFAGOS

Tras salir de la tumba, nos adentramos a la exposición de las réplicas. Y lo primero que nos encontramos son las cuatro impresionantes capillas que fueron halladas en la cámara funeraria.

Vista de las capillas y el sarcófago
Vista de las capillas y el sarcófago

Estas capillas, alojadas una dentro de otra, servían de protección al sarcófago del faraón y llenaban prácticamente por completo la cámara funeraria. Cada una de ellas estaba adornada con pan de oro y decoradas con textos e imágenes religiosas y a la vez cubrían un sarcófago de cuarcita roja. La verdad es que verlas tan de cerca y sin una vitrina (llena de polvo como están en el Museo Egipcio de El Cairo) impresiona.
 

Detalle de una de las capillas
Detalle de una de las capillas
Detalle de una de las capillas
Detalle de una de las capillas

El sarcófago de piedra contenía a su vez tres ataúdes antropomorfos, también uno dentro de otro. Los dos ataúdes exteriores eran de madera chapada en oro, pero el interior era de oro macizo con incrustaciones de cristal y piedras preciosas. Pesa unos 110 kg y representa, al igual que los anteriores, al faraón con las insignias reales: el cetro, el tocado real y la barba curvada.

Los dos ataúdes antropomorfos
Los dos ataúdes antropomorfos
El ataúd de oro puro
El ataúd de oro puro

Dentro de este magnífico ataúd nos encontramos con la momia del joven faraón, cuyo rostro estaba velado por la célebre máscara. Un regalo para la vista.

La máscara funeraria por delante
La máscara funeraria por delante
Y la máscara funeraria por detrás
Y la máscara funeraria por detrás

MÁS TESOROS

La visita continúa por el resto de tesoros de la tumba, la mayoría encontrados en la cámara del tesoro. De las piezas presentes en la exposición destaca la capilla y el cofre canópico. La capilla protegida por 4 diosas (Isis, Serket, Neftis y Neith) rodeaba el cofre en donde se hallaban las vísceras del faraón, aspecto fielmente representado en la exposición.

Capilla y cofre canópico
Capilla y cofre canópico

También podemos disfrutar de varias de las estatuillas que acompañaban al faraón. Tenemos representaciones de dioses o del propio rey cazando y todas ellas están recubiertas de pan de oro.

Estatuillas de pan de oro
Estatuillas de pan de oro

En un apartado a la derecha no os podéis perder este precioso detalle. Y es que Tutankhamon se enterró junto a sus dos hijos nonatos, los cuales fueron depositados en la tumba en pequeños ataúdes antropomorfos. Además, en otro pequeño ataúd fue hallado una trenza de pelo natural que se cree que fue de su abuela Tiyi (si, la madre de Akhenatón).

Ataúd del hijo de Tutankhamon
Ataúd del hijo de Tutankhamon
Detalle de la trenza
Detalle de la trenza

Si continuamos el recorrido de la exposición, nos encontraremos con este Osiris vegetante que descoloca un poco, porque ¿esto qué es? Se trata de un molde con la forma del dios Osiris lleno de limo y de semillas. De esta manera, gracias a la fertilidad del limo, las semillas crecían simbolizando la resurrección del dios Osiris, y por tanto del fallecido faraón.

Osiris vegetante
Osiris vegetante

Otras dos piezas imprescindibles son el trono real y el carro. El trono, realizado en madera y cubierto por pan d eoro y plata, además de alabastro, vidrio y piedras preciosas, contiene una escena preciosa en la parte posterior. La pareja real, Tutankhamon y su esposa Ankhesenamon, reciben los rayos vivificadores del disco solar, Atón, mostrando los últimos coletazos de la religión amarniense de su padre, Akhenatón. Y es que antes de ser Tutankhamon, fue Tutankhaton.

Trono de Tutankhamon
Trono de Tutankhamon

Por otro lado, el carro (uno de los seis que fueron hallados en la tumba, todos ellos desmontados y siendo cuatro de ceremonia y dos ligeros de caza), realizado también en madera y con recubrimiento de pan de oro posee una elaborada decoración interior en donde podemos ver una escena de prisioneros cautivos con el faraón en forma de esfinge pisoteando enemigos.

Carroza real
Carroza real

Terminamos nuestra visita con otros objetos en donde el oro no es lo principal. Tesoros curiosos, de exquisita elaboración que nos llaman enseguida la atención. Un ejemplo es el tablero del senet (uno de los cuatro tableros encontrados en la tumba), uno de los juegos más populares del antiguo Egipto. También tenemos algunas de las numerosas maquetas de barcos o incluso el trono del faraón cuando comenzó a reinar siendo un niño, de un tamaño mucho más reducido.

Juego del senet
Juego del senet

Terminamos nuestra visita con una sonrisa en la cara. Poder disfrutar de estos tesoros tan cerca de casa, en Madrid, es una maravilla. Las réplicas, elaboradas por expertos artesanos en Egipto, nos acercan a la KV62 de una manera única, pudiendo apreciar detalles que son impensables. Gracias a Espacio 5.1 por la visita y por acercarnos de una manera tan magistral los tesoros de la última tumba intacta del valle del Nilo.
Ahora solo nos queda esperar para la próxima conferencia que Zahi Hawass “Aventuras en Arqueología: Descubrimientos Recientes en Pirámides, Momias y en el Valle de los Reyes”, en la que presentará sus últimos descubrimientos en el Valle de los Reyes, donde se encuentra la tumba de Tutankhamón.
La cita será el próximo 1 de Febrero en el Auditorio de IFEMA Palacio Municipal, a las 19:00 horas. Las entradas están a la venta en www.entradas.com y www.tutankhamonlaexposicion.es
¡No os la perdáis!

Conferencia Zahi Hawass
Conferencia Zahi Hawass

 
 

2 thoughts on “Tutankhamón. La tumba y sus tesoros.

  1. Hola.¿Vale la pena la exposición? Yo he estado en el museo de El Cairo. Otra cosa Aroa, en la tumba de Tut se hallaron las momias de 2 NIÑAS, no niños.
    Gracias por PAPIROS PERDIDOS

    1. ¡Hola! Gracias por tu comentario 🙂

      Como bien comentas, se piensa que eran dos niñas, aunque como no estaban todavía desarrolladas por completo, es dudoso. Lo explico: http://papirosperdidos.com/capitulo-2-betrayal/

      Por otro lado, comentarte que la exposición si merece la pena. Yo fui un poco escéptica pero la recreación de las cámaras de la tumba me fascinó. Además de que puedes observar detenidamente los detalles de las piezas, mientras que en el Museo de El Cairo, la suciedad de las vitrinas y la mala iluminación no ayudan a disfrutarlas como se merece (si bien es cierto que las disfrutas mucho).

      Espero haberte ayudado.

      Saludos

Deja un comentario