Menkaure, el último faraón en Guiza

¿QUIÉN FUE MENKAURE?

La Historia ha dejado un poco de lado a uno de los más grandes faraones del Antiguo Egipto: Menkaure, o más conocido con su nombre griego, Micerinos. Deslumbrado y eclipsado por las construcciones de sus predecesores, es un rey que ha pasado desapercibido, y eso que su historia y su tiempo son muy interesantes.

Menkaure fue un faraón de la IV Dinastía, del Reino Antiguo, y reinó por los años 2514-2486 a. C. Hijo de Khaefra (Kefren) y nieto del mismo Khufu (Keops) reinó tras un brevísimo reinado -menos de un año- de un tan Baka o Nebka, del que apenas sabemos nada.

El ascenso al trono de nuestro protagonista es un poco confuso, pues tras el breve reinado de Baka/Nebka y su alejamiento de Guiza del que luego hablaremos, volvemos a la planicie y al intento de entroncarse con esa generación de pirámides grandiosas.

Boston_museum_Egyptology_USA

CONTEXTO RELIGIOSO Y POLÍTICO

Históricamente nos encontramos en el Reino Antiguo, un periodo de consolidación del Estado egipcio y de la realeza, que se focalizará en Menfis, la capital.

Durante este periodo el rey disfrutaba de una posición especial como mediador entre los dioses y la gente, relación que se intensificó a partir del reinado de Khaefra, pues uno de sus nombres era precedido por el título “Hijo de Re”, entroncándose directamente con el dios sol (dicho título ya lo tuvo su breve predecesor Dyedefra).

Para las gentes del Nilo, su rey era el garante del continuo orden que reinaba en su mundo, y la eficacia del mismo era de primordial bienestar para todos. Además, su importante papel iba más allá de la muerte, y tras su fallecimiento los antiguos egipcios debían salvaguardar su posición (como lo habían hecho en vida) para la eternidad. De ahí que se construyeran  obras tan monumentales como las pirámides.

Por un lado, las pirámides no fueron meras construcciones funerarias, sino verdaderos objetos de culto relacionados con el concepto de la colina primigenia y producto de una larga evolución simbólica que se remonta al periodo predinástico. Este tipo de construcción reflejaba el triunfo y dominio de la concepción solar, asemejándose a la colina primigenia sobre la que el demiurgo creó el mundo; además de que a través de ella, el rey difunto podía ascender y reunirse con Re. Cada complejo piramidal del Reino Antiguo era el centro de culto de un rey fallecido, que se suponía debía continuar en la eternidad.

Por otro lado, las pirámides no deben ser contempladas solo desde su monumentalidad, sino también como reflejo del funcionamiento de una administración que era capaz de coordinar todo lo necesario para una construcción de tal magnitud.

COMPLEJO FUNERARIO DE GUIZA

Como sabéis, Khufu, el abuelo de nuestro personaje, se hizo construir en la única de las siete maravillas del mundo que aún permanecen en pie: la gran pirámide de Guiza. Su hijo y sucesor, Khaefra, continuó con la tradición y se hizo construir una pirámide en la misma llanura que su padre.

Sin embargo, tras la muerte de Khaefra, Baka/Nebka, al llegar al trono de Egipto, decidió construirse una pirámide a medio camino de Guiza y Abusir, en un lugar llamado Zawiet el-Aryan. La prematura desaparición de este personaje hizo que su proyecto se quedase en unos escasos restos.

Al subir al trono, Menkaure ordena la construcción de su complejo funerario, al que llamará “Divina es la pirámide de Menkaure”, en la llanura de Guiza, junto a sus predecesores. Dicho complejo lo conforman la propia pirámide, de dimensiones más modestas que sus predecesoras (104,60 m de lado y una altura de 66 m); el templo funerario, en donde se encontraron las famosas triadas del rey; la calzada, actualmente muy destrozada; el templo del valle, del que no se conserva casi nada; y las tres pirámides subsidiarias, una de ellas adscrita a Khamerernebty, su esposa principal.

1122. Micerinos

No me voy a centrar en los detalles técnicos y arquitectónicos del complejo funerario, ya que este tipo de datos son más fáciles de encontrar. Para ello os recomiendo el libro de Jose Miguel Parra Ortiz Historia de las Pirámides de Egipto, donde se aportan todo este tipo de datos.

La pirámide de Menkaure, que fue recubierta con caliza de Tura,  fue también visitada por los grandes historiadores antiguos como Heródoto o Diodoro Sículo; más adelante, Ali Pasha utilizó sus bloques de granito rojo para construir un arsenal en Alejandría, de ahí que la pirámide se encuentre muy destartalada. Parece que los primeros occidentales en entrar fueron Perring y Vyse a principios del siglo XIX, quienes hallaron el sarcófago de basalto decorado con la llamada “fachada de palacio”, en la cámara funeraria. Sin pensárselo, lo sacó de la pirámide y lo embarcó en el Beatrice camino de Inglaterra en 1838. Sin embargo, el Beatrice naufragó en un lugar indeterminado, aunque se cree se encuentra frente a las costas de Cartagena. Lo único que se salvó fue el ataúd de madera, actualmente en Londres.

ataud menkaure

Su complejo piramidal fue terminado de forma apresurada por su hijo y sucesor, Shepseskaf, quien abandonó la forma piramidal, construyéndose en Saqqara una inmensa mastaba en forma de sarcófago. El significado de este abandono se nos escapa, aunque muchas opiniones abogan por un signo de duda religiosa, e incluso se habla de crisis.

Pero ¿por qué Menkaure se trasladó a Guiza, para estar con sus antepasados, y luego no realizó una pirámide de semejante tamaño? ¿Fue por falta de tiempo?

La reducción de tamaño no se debió a la escasez de tiempo, ya que Menkaure reinó unos 28 años. En opinión de Stadelmann, esta reducción se debería a la concesión de más importancia a los templos del complejo funerario y sobre todo al cambio en la ideología religiosa del rey, que lo transformó en hijo del dios sol.

LAS DIADAS Y TRIADAS DE MENKAURE

En el Templo bajo, George Reisner halló un conjunto de esculturas de Menkaure, conocidas en la actualidad como las “triadas”, aunque tenemos también diadas. Estas esculturas formaban parte de un proyecto de 42 triadas, cada una con cada nomo egipcio.

La mayoría de estas piezas nos muestran figuras atemporales, erguidas o sentadas que nos trasmiten la calma y serenidad que corresponden a una monarquía divinizada.

Una de las mejores de estas diadas es la que aparece con una mujer, cuya identidad siempre se ha asociado con su mujer, Khamerernebty, y que se conserva en la actualidad en el Museum of Fine Arts, de Boston. En dicha escultura podemos ver la influencia de la tradición clásica, presente en la sociedad egipcia. Las actitudes tan íntimas que vemos en esta diada son totalmente nuevas: estamos ante un abrazo por parte de una diosa (desconocemos su identidad por la falta de textos, pero bien podría tratarse de Hathor).

diada MenkaureEn las triadas nuestro faraón aparece acompañado de Hathor y la divinidad de un nomo de Egipto. Menkaure suele ir vestido con el faldellín plisado, la corona blanca y la barba cuadrada postiza, símbolos propios de la celebración de festivales.

En esta triada que os pongo aquí aparece acompañado de las diosas Hathor y Bat. Hathor como madre y a la vez esposa del rey, y Bat como emblema de Dióspolis Parva (divinidad muy antigua y que fue absorbida por Hathor en tiempos muy tempranos).

triada menkaure

Espero que hayáis aprendido y disfrutado un poco más de la historia de este faraón eclipsado por sus antecesores, y que como podéis ver, tuvo su importancia en el desarrollo de la historia del Antiguo Egipto.

BIBLIOGRAFÍA:

-O´Connor, D. B., Silverman, D. P., (1995): Ancient Egyptian Kingship, Probleme der Ägyptologie 9, Leiden.

-Parra Ortiz, J. M. (2009): Historia de las pirámides de Egipto, Editorial Complutense, Madrid.

-Shaw, I. (ed.), (2010): Historia del Antiguo Egipto, La esfera de los libros, Madrid.

http://www.digitalegypt.ucl.ac.uk/chronology/kingmykerinos.html

Anuncios

Escrito por

Licenciada en Historia, especialista en el Antiguo Egipto. Me apasiona el Reino Antiguo, su sociedad y su religión.

2 comentarios sobre “Menkaure, el último faraón en Guiza

  1. A mi las estatuas que se encontraron en su templo me parecen fascinantes, la técnica con la que se hicieron, el fino acabado de todas ellas, la prestancia, todo.
    Como bien dice en el artículo, Menkaura queda un poco eclipsado por sus ilustres antecesores y lo mismo ocurre con su pirámide. Pero si viésemos únicamente su pirámide y su complejo funerario al completo, nos daríamos cuenta que no es tan pequeña. Si los datos no me fallan en la cabeza, la pirámide de Menkaura es más alta que cualquier otra pirámide que se construiría después.
    Sn duda habría que estudiar más a Menkaure y su período.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s